Moriré

MORIRÉ

Moriré cuando Dios lo decida

moriré cuando Dios lo decida

no depende de mí

moriré cuando Dios lo decida

moriré cuando Dios lo decida

me calma esa frase

no hay nada que pueda hacer

pero si me permite una petición

me gustaría seguir vivo

para cuidar de mi madre

aunque a lo mejor Dios sabe que

yo seré malo y me olvidaré de ella

si es así, que me mate cuando quiera

pero al menos, que me de la oportunidad

de tomar una decisión,

una nueva

PIEL

Arrepentido, digo ahora:

no destruyas mi carne, ¡por favor!

era tan tersa… Delgada e inocente

y fui yo mismo el que decidió

que la penetrasen con fuerza y rabia

que me atravesaran los poros, imprudente

fingiendo un arrebato de sexo

que me dejase al borde de la muerte

jugué con fuego

pagué con mi piel

la frustración de no tener suerte

en el amor

“viólala”, le dije

castígala por ser fea

debe serlo, ya que nadie busca su roce

y yo envidioso… “Destrúyela, no sirve”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s